Category Archive Uncategorized

PorDiego

ENACOM: Tu línea es tuya.

¿Por qué tenés que registrar tu línea?

–  Para mantenerla activa.
–  Para que, en caso de robo o pérdida de tu celular, puedas conservarla.
–  Para que puedas cambiar de empresa cuando quieras, sin perder tu número.
–  Para iniciar cualquier reclamo o gestión ante la empresa.

¿En qué consiste la medida?

ENACOM junto con el Ministerio de Seguridad de la Nación, continúa con la campaña “Tu Línea es Tuya” que busca fomentar la identificación de las líneas móviles prepagas, es decir, las que se pagan por adelantado sin factura. La iniciativa de nominatividad complementa la campaña “Comprá Seguro” para romper con el circuito asociado al bloqueo de los celulares denunciados como perdidos, robados o falsificados para que no puedan funcionar en ninguna red móvil y evitar la utilización de líneas móviles prepagas con identidades falsas.

¿Qué tenés que hacer? 

Marcá *234# desde cualquier teléfono móvil y seguir las instrucciones. El procedimiento es rápido y sencillo. Te pedirá validar tu nombre y DNI para verificar tu identidad. Las líneas pospagas ya están registradas en sus compañías móviles, es decir, que ya cuentan con los datos de quienes pagan a fin de mes el consumo de su abono.Por lo tanto, sólo las líneas prepagas deben ser registradas.

¿Hasta cuándo hay tiempo de registrar las líneas?

Para mantener activas las líneas, hay que registrarlas antes del 18 de octubre.

¿Cómo se relaciona con el bloqueo de celulares?

En caso de robo o pérdida del equipo, el usuario debe hacer la denuncia
llamando al *910 para que bloqueen su equipo y la línea, lo que
significa que no podrá circular más en la red.

Fuente: https://www.enacom.gob.ar

Léelo en #DyD:
PorDiego

“Netflix” gratuito para ver el mundial

Cont.ar: plataforma online para contenidos públicos

Cont.ar es el nombre del sitio donde vivirá la nueva plataforma online con contenidos audiovisuales que reúne las ofertas (tanto en vivo como bajo demanda) de la programación dependiente del Sistema de Medios Públicos:

  • la TV Pública
  • Encuentro
  • PakaPaka
  • DeporTV
  • aquellos espectáculos que se generen desde lugares como el CCK o Tecnópolis.

Cómo acceder a Cont.ar

Ver los contenidos no tiene costo y están accesibles desde la página web o a través de las aplicaciones para Android o para iOS. Para usar la plataforma no es necesario registrarse. “Sólo se deberán ingresar datos para acceder a sorteos y contenidos especiales”, explicaron desde el gobierno. El sitio está dividido por secciones: TV Pública Argentina, el archivo histórico RTA, Radio Nacional, CCK, Tecnópolis, Ficciones, Documentales, Encuentro, Paka Paka y DeporTV. Desde cont.ar (ya sea en la web o en las apps) se podrá ver el Mundial de Rusia en distintos dispositivos en vivo. Al menos eso ocurrirá con los 32 encuentros donde la TV Pública tiene los derechos.

Dos años de desarrollo

“Hace dos años que sabemos que esto va a existir”, explica Gabriela Ricardes, Secretaria de Contenidos Públicos; el proyecto tuvo diferentes etapas. “Empezó con la catalogación del material y con tomar conocimiento sobre los derechos de cada una de las piezas. Hace un año comenzó el desarrollo más técnico, con un equipo interno nuevo de alrededor de 40 personas, entre los que hay programadores e ingenieros. No queríamos tercerizar el proyecto”, señala. Ricardes admite que empezó a gestarse en diciembre de 2016, cuando el Gobierno conformó la nueva estructura “Contenidos Públicos Sociedad del Estado”, que absorbió a las señales Encuentro, Paka Paka y DeporTV (antes en manos de Educ.ar) que así pasaron bajo la órbita de la Sistema de Medios y Contenidos Públicos, que lidera Hernán Lombardi.

Cont.ar es justamente la pata digital de esa nueva sociedad. “Es un nuevo carril de distribución que se suma a la otra que eran los canales”, detalla la secretaria de Contenidos Públicos. Y adelanta que además de las señales, empezarán a transmitir allí shows exclusivos y en vivo desde el CCK, sobre todo para quienes “viven lejos de Buenos Aires”.

 

Fuente: La Nación

Léelo en #DyD:
PorDiego

Las nuevas tecnologías y la incidencia en el control y la violencia

“Me clavó el visto”: cómo las nuevas tecnologías pueden generar control y violencia o potenciar el amor

Se espera en el médico, se espera en la parada del colectivo, se espera en la entrevista laboral para un nuevo trabajo y en un embotellamiento de autos. Y también se espera en el amor: que se repita una cita, que se enamore, que aparezca el amor de la vida. Ese fue el núcleo de la investigación de tres científicos del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET): la espera en las relaciones amorosas -ese tiempo suspendido, nube de expectativa y ansiedad que flota en el universo cotidiano de cada uno sin poder predecir su fecha de vencimiento, pero que además se potencia por el uso de tecnologías como Facebook y WhatsApp- en jóvenes heterosexuales de clase media del Área Metropolitana de Buenos Aires.

Estas aplicaciones, tan presentes en las relaciones de hoy en día, generan control y también descontrol sobre uno mismo y la pareja, modifican y moldean el estado de ánimo al disparar, entre otros síntomas, los celos excesivos. Cuando alguien espera hay alguien que se hace esperar, pero eso no es fijo: en las relaciones amorosas los sujetos cambian y las dinámicas se modifican, señalan los sociólogos del Instituto de Investigaciones Gino Germani Maximiliano Marentes, Mariana Palumbo y Martín Boy, autores del trabajo Me clavó el visto: los jóvenes y las esperas en el amor a partir de las nuevas tecnologías, que se enmarca en un proyecto que problematiza las esperas –en tres aspectos: el amor, el trabajo y la salud- y dirige el investigador del Consejo Mario Pecheny.

¿Cómo surgió este trabajo? “Los tres estudiamos temas de amor romántico y violencia y nos interesó problematizar el contexto de redes sociales como forma de relacionarse, no como ruptura del lazo social sino en su impacto en los vínculos”, señala Mariana Palumbo. “Para nosotros las redes no son negativas: con ellas la gente se suma, se relaciona, se recontra erotiza. Solo que a veces, como permiten tanto control también hacen que el sujeto se descontrole más: nos hacen sentir que el otro no está haciendo lo que se espera”. Para el paper, realizaron 25 entrevistas en profundidad a jóvenes en las que recrearon escenas de su vida vinculadas a la espera y el amor.

“Antes había más paciencia y era imposible estar sobre el otro”, amplía Martín Boy. “Las esperas en los vínculos eran irremediablemente tediosas: se mandaba una carta que tardaba días o semanas, y luego la respuesta que tardaría otro tanto. Ahora, con la tecnología, las esperas ya no concilian con la idea de tiempos largos, y la necesidad de inmediatez genera escenas de conflicto, discusión, ira, bronca, desamor; pero cuidado: también la resolución de escenas con esos condimentos pueden derivar en una mayor fusión entre los amantes, reconciliaciones que reestablecen el equilibrio en el `vos sos el centro de mi vida, si te hice esperar fue sin querer, no a propósito`”.

“Lo que pasa hoy en día –coincide Maximiliano Marentes- es que hay muchas formas de mitigar y derribar esa espera. Pero a la vez es un engaño: creemos que podemos romper esa espera rápidamente, pero como a la vez no se rompe, si yo puedo ver que el otro no me está respondiendo, se fabrican otras esperas, más dolorosas”.

***

Los emoticones, poner un me gusta, enviar un audio y hasta el sexo virtual son algunos de los nuevos códigos de la comunicación afectiva. Las redes sociales permiten otras formas de relacionarse, mostrar afecto y también de comenzar una disputa. Porque la promesa de fidelidad se puede romper si veo que mi pareja puso un “me gusta” a otra persona potencialmente “peligrosa” para el vínculo. O porque nos permiten tener información sobre los movimientos del otro: cuándo fue la última vez que tuvo el teléfono a mano, a qué distancia se encuentra de mí. Las redes sociales también ofician de informantes: agregan información pública a la imagen que el sujeto amoroso tiene del sujeto amado. O permiten que los amantes sientan que están cercanos, aunque en lo físico estén distantes.

Uno de los hallazgos de la investigación científica sobre el tema fue llegar a ver cómo las nuevas tecnologías detonan distintas escenas de violencia pero también de erotización en los jóvenes. “Cómo median estas nuevas tecnologías y generan afectividad marcada porque `me clavaste el visto, entonces me hacés esperar`. Esa espera es negativa: dejo de ser el sujeto más importante para el otro, eso desata una discusión o escena de violencia. Pero luego eso se resignifica, y se reerotizan los jóvenes: a partir de eso vuelven a construir su vínculo”, explica Martín Boy.

Y continúa: “En este punto, se nos ocurrió complejizar esto de que la violencia no es amor, porque dentro del amor siempre puede estar la violencia en distintas escalas –desde controlar el celular del otro, movimientos del otro, pensar al otro como una propiedad y todo lo que eso provoca-. Y cómo eso se reactualiza con estas nuevas herramientas”.

“Hay algo de lo que pasa en el amor en términos generales en torno a cómo lo definimos y cómo debería ser –agrega Maximiliano Marentes-. Estamos acostumbrados a decir que si hay violencia no es amor, pero nosotros nos paramos un poquito más atrás, y vemos que si en todos estos vínculos hay escenas o rispideces, tensiones, entonces son parte del amor. Las relaciones son más porosas de lo que acostumbramos a pensar”.

Ese punto se relaciona con la lucha del Día de la Mujer, celebrado el 8 de marzo pasado. “Desde esa perspectiva –indica Mariana Palumbo- quisimos aportar a pensar la violencia desde lo académico. No son violencias extremas, como los feminicidios, pero sí son primeras violencias, más cotidianas e invisibilizadas, que deben tenerse en cuenta. Como son parte de lo amoroso la gente no se escandaliza, pero al analizarlo y verlo seriado se ve un problema: las redes sociales disparan los celos y control en la espera, con mucha vehemencia y de modo vertiginoso”.

***

Se podrá suponer que los jóvenes responden a nuevos parámetros respecto al amor. Sin embargo, un rasgo que les llamó la atención a los científicos durante su trabajo de campo fue que en el universo de sus entrevistados –jóvenes de entre 18 y 24 años-, la mayoría manejó conceptos que se vinculan con el amor romántico. Es decir que en esta generación aún sobrevuela la idea de “búsqueda” personal del ser amado ideal, los afectos y sus expresiones corporales -caricias o besos- por sobre la relación sexual, la idealización del sujeto amado, la propuesta de un proyecto compartido que perdure en el tiempo, la promesa de la fidelidad y la entrega total. “Y las fisuras de estas representaciones generan situaciones de conflicto y discusión, sobre todo cuando se quiebra la premisa fundamental del vínculo amoroso, cuando uno o el otro ya no es el centro del mundo (del otro y del propio)”, aclara el paper científico de estos investigadores.

“La dimensión del amor romántico es la del individuo –apunta Maximiliano Marentes-. Está bastante estudiado que el amor romántico se constituye como tal ante la idea del individuo, su deseo y demás. Eso es algo que tenemos naturalizado pero es bastante nuevo en la historia de la humanidad”.

Entre los dilemas de la actual vida tecnologizada, hay uno que es trending topic: ¿revelar o no revelar la contraseña de Facebook al ser amado? “Se toma como una prueba de amor. El amor romántico tiene muchos elementos violentos, de control y celos. Pero también, a partir de estas prácticas violentas, los jóvenes reactualizan su amor porque si finalmente brindan su contraseña, dan a su pareja una señal de confianza”, indica Mariana Palumbo.

¿Y qué sucede en los vínculos gay? “En los gays –advierte Marentes- hay más porosidad en los vínculos, más amigos, novios, amigos con derechos, parejas, nos conocemos y es el levante de hoy, lo cual hace que se complejice más, y además está la hipersexualización como estrategia erótica en los varones hacia el plano sexual, sin tanta espera. Eso genera otras dinámicas, aunque siempre hay matices”.

Otro punto importante es directamente el lugar que se le dan hoy en día a las relaciones amorosas. “El vínculo hoy tiene para el sujeto un montón de cuestiones que antes no se le jugaban. Si se me juega mucho ahí y esta espera se dilata, me voy a poner peor. Porque tener un amor nos da valor. Y si vos me dejás esperando, no me estás valorando a mí, y por ende yo no estoy valiendo socialmente. Antes, como las cosas eran más lentas, no era tan así. La gente se casaba antes, tenía más hijos. Eso también se modifica. Si el otro no está o no aparece, va a tener connotaciones peores”, asegura Palumbo.

Según señalan los científicos, antes, en la década de los 60, había un modelo más tradicional que ordenaba al mundo: por empezar, uno tenía un trabajo fijo. En los 70, los valores que primaban eran los de la militancia. Ese modelo hoy en día está en decadencia. “Ahora estamos en una modernidad tardía, un momento de modificación de los lugares de pertenencia de los sujetos –apunta Palumbo- Los sujetos pueden elegir y el Estado legitima las formas de buscar: muestras de ello son Tinder y Happn, donde hay para todos los gustos y ya”.

***

Estos científicos insisten en que todos somos teóricos del amor. Es un rubro que nos atraviesa indefectiblemente. Este hecho jugó inclusive en la subjetividad de ellos mismos, cuando comenzaron allá por 2015, a definir el tema de este trabajo. “Como investigadores no estamos afuera de lo que estamos investigando”, señala Martín Boy. Él estaba en plena separación después de un año de relación de pareja. Había tenido escenas de celos, posesión, control, pero no las había vivenciado como violencia. “Este estudio me permitió problematizar lo que me había sucedido”.

A Maximiliano Marentes lo mató la espera. Al momento de comenzar la investigación estaba conociendo a alguien, iban a encontrarse en una plaza a la salida de su taller literario, pero por alguna razón su pretendiente se atrasó. “Esperé 40 minutos, lo divertido fue que me quería hacer el que estaba tranquilo y por dentro tenía un nivel de ansiedad que me sacó de mi costado zen y me hizo vivenciar todo lo que venía describiendo en términos analíticos”.

Por el lado de Mariana Palumbo, al comenzar el trabajo estaba soltera y stalkeaba a los hombres que le gustaban: “Medía los tiempos de cuándo me respondían, cuánto tiempo esperar para ver a tal persona, los veía conectados en Facebook y me ponía ansiosa. Y con los amigos, aunque tardaran en responder, yo no hago nada de eso. Entonces, trabajar con esto me hizo replantearme por qué con la pareja sí lo hacemos”.

¿Se sienten más capacitados estos científicos para las cuestiones amorosas luego de hacer la investigación? “Sí”, responden los tres al unísono. “Para deconstruirse a uno mismo y darse cuenta que muchas veces uno le pide demasiado al amor. Muchas veces los que mejor surfean la corriente del amor son los que tienen una visión más pragmática: esto es así y punto. Para los que empiezan con muchos ideales, cada ideal que no se cumple implica un sufrimiento”, ensaya Mariana Palumbo.

¿Cuáles son los umbrales de espera? ¿Cuánto puedo esperar? Y, ¿hasta qué punto nuestras propias experiencias amorosas –que generalmente vivenciamos como únicas- no están guionadas por nuestros marcos culturales? Las esperas en las relaciones amorosas, observan estos científicos, se enmarcan en un libreto esperable y que se reitera. No somos originales. Al fin y al cabo, todo lo que necesitamos, todos, es amor.

 

Fuente: CONICET.

 

Léelo en #DyD:
PorDiego

Animador versus animación

El video de Alan Becker “Animador vs Animación IV” se ha convertido en viral y recibió más de 5 millones de visitas sólo en un mes. Alan es el dueño de su propio canal de Youtube y en este vídeo, podrás ver cómo la figura atenta contra la vida de su creador. Esta es la cuarta entrega de la serie de animación versus Animador. Disfrute viendo el video.

Vea la primera entrega

Vea la segunda entrega

Vea la tercer entrega

Léelo en #DyD:
PorDiego

Redes 4G

4g-argentina-612x450

Las redes 4G tienen, hasta el momento, un alcance limitado dentro del territorio nacional. Tanto Personal como Movistar, han desplegado las antenas para este tipo de tecnología solo en las principales capitales del país, y en zonas concretas.
En el caso de Personal, su red 4G cubre la zona este de Capital Federal, como asi también algunas zonas aisladas dentro de la ciudad y la costa de la zona norte y sur del AMBA. Dispone también de antenas en Rosario, donde cubre más del 50% de la ciudad, y Córdoba Capital, que también dispone de una amplia cobertura.

Movistar, por su parte, solo ha habilitado su servicio en la zona de la City Porteña, pero prometió ir desplegando el servicio de manera gradual a todo Capital y el AMBA en los próximos meses.

Qué se necesita

Para acceder al servicio de datos 4G, es necesario contar con un equipo compatible con esta tecnología. En Argentina la oferta es limitada, pero con promesas de ser ampliada en 2015. A la hora comprobar si el dispositivo es apto para las redes locales, hay que chequear que sea compatible con la tecnología AWS, es decir, las llamadas redes UMTS banda 4 (2100 y 1700Mhz); y si también soporta redes APT (700Mhz).

Actualmente, los fabricantes ofrecen mayormente opciones de alta gama en lo que se refiere a smartphones 4G. LG ofrece a los consumidores locales los modelos G2, G3 y G Pro, aunque necesitan de una actualización de software para poder utilizar el servicio. La oferta de la firma surcoreana se ampliará con dos propuesta de gama media: el G3 Beat y el F60.

Por el lado de Motorola, el Moto X y el Razr HD ya pueden acceder a las redes 4G nacionales. En 2015, la firma adquirida por Lenovo sumará más opciones con los Moto X y G de segunda generación, equipado con tecnología LTE. Sony, con presencia limitada en el país, solo ofrece el Z1 a la hora de buscar un teléfono con 4G.

Nokia es, de todas las marcas presentes en el país, la que dispone de más modelo preparados para soportar redes de cuarta generación. La compañía finlandesa, ahora en manos de Microsoft, comercializa cuatro terminales LTE: Lumia 1020, Lumia 925, Lumia 920 y Lumia 635, su opción de gama media/baja.

Samsung, de gran presencia en el mercado local, no posee ningún equipo a la venta con tecnología 4G/LTE. Las primeras unidades de este tipo llegarán en 2015, con el lanzamiento del Galaxy S5 Mini y el Galaxy S5 Con chip Qualcomm Snapdragon (Las operadores venden la versión con procesador Exynos).

Otros equipos que, si bien no tienen comercialización oficial en el país, pueden acceder a las redes recientemente desplegadas son:

iPhone 5/5C/5S/6/6 Plus: Están preparados para soportar casi cualquier red.
HTC One M7/M8: Los equipos de la empresa taiwanesa, en su versión internacional, soportan las redes argentinas.
Galaxy S4/Note 3/Note 4: Están preparados para esta tecnología las versiones con procesadores Qualcomm.
Nexus 5/6: Los teléfonos de Google también soportan la tecnología 4G.
Blackberry Z10/Q10/Z30: Están listos para operar con las redes del país las versiones con procesador Qualcomm Snapdragon. La versión local del Z10, que utiliza un chip Texas Instruments, es 3G.
En estos casos, habrá que tener en cuenta algunas consideraciones extra. Si el smartphone fue traido desde Estados Unidos y es compatible con las redes de AT & T, funcionará sin problemas en el país. Si fue importado desde Europa o Asia, habrá que chequear el manual del mismo.

Cuidado con el chip

Un aspecto importante a tener en cuenta es el chip a utilizar para acceder a los servicios de 4G. Los usuarios de Personal Black (por ahora, los único que acceden a estas bandas) no necesitan cambiar de tarjeta SIM, ya que está preparada para esta nueva tecnología.

Movistar, por su parte, indicó que los usuarios que quieran acceder a su servicio de datos de alta velocidad deberán acercarse a un centro de atención para reemplazar su SIM por una nueva.

Fuente: GSMArena

Léelo en #DyD:
PorDiego

Bienvenidos!

Estamos trabajando para mejorar la calidad de nuestro servicio. Próximamente nuevos contenidos.

 

Vuelvan pronto!!

Léelo en #DyD:
PorDiego

Comentarios On-line… ¿Valen la pena?

En este mundo de la Informática que tanto me apasiona, y creo que al igual que muchos, el relacionarme con Internet y las comunidades online es un punto del que no podemos estar ajenos si no queremos “perdernos el tren”. Para poder estar actualizados debemos dedicar un momento de cada día a leer foros y blogs especializados, a caracterizarnos en una red social, a leer páginas de noticias, etc. Ese concepto lo aprendí desde que era un simple estudiante y hasta el día de hoy lo practico. Uno debe también saber que creer de lo que leemos, que aprehender y que dejar.
Un buen día decidí dejar de ser un simple espectador para pasar a participar activamente y contribuir un poco a este ambiente. Con mi cuenta de Google abrí un humilde Blogspot y comencé a escribir de mi experiencia como técnico y “persona idónea”, compartiendo algunas cosas que leía y que creía que era interesante que se sepan, mejorando algunas exposiciones, traduciéndolas o haciéndolas mas amigables a la lectura de cualquier persona.
Una de las cosas que siempre me preocuparon son los comentarios. ¿Cómo hacer para formar una comunidad? ¿Cómo hago para que la gente se interese en lo que escribo y quiera dejar sus opiniones sobre los temas que hablo? Y aunque nunca logré tener una audiencia (ni escribía seguido, ni escribía bien), el tema de los comentarios seguía en mi cabeza.
Por la manera en que funciona Internet, para quienes escribimos, ya sean simples blogs personales o medios, los comentarios siempre fueron el feedback por excelencia. Antes de las elaboradas métricas y las redes sociales, la manera más fácil de interactuar con los lectores era a través de la sección de comentarios.
Desde hace unos años, una nueva tendencia en los medios online comenzaba a surgir. Los comentarios habían pasado de ser aliados de quien escribía, para convertirse en un enemigo. Totalmente prescindibles. Pero, ¿cómo se llegó a esto?
A principios de este año, The Atlantic publicaba un artículo sobre cómo los comentarios cambian la percepción sobre un sitio y afectan su tráfico. Habla de casos como el de National Journal que eliminando los comentarios logró centrar las miradas en el contenido en sí, incrementando también las visitas del sitio, y de cómo los comentarios en Internet son, en general, racistas, sexistas, ignorantes, o de cualquier modo inútiles, pero, esto siempre y cuando se deje una sección de comentarios sin moderar.
Si queremos un ejemplo a nivel nacional, basta con entrar a cualquier nota de La Nación para coincidir casi a ciegas con lo expuesto en el párrafo anterior. Si buscamos un ejemplo claro lo tenemos tan cerca como al final de una noticia de este diario. Producto del anonimato y de la falta de moderación.
Estuve leyendo un poco acerca de este tipo de fenómeno y encontré una nota del Washington Post, donde una periodista llamada Anne Applebaum publicaba ‘Otra razón para evitar leer los comentarios’, en la cual, a grandes rasgos, comenta:

“Múltiples experimentos han demostrado que la percepción de un artículo, su escritor o la temática del mismo, pueden ser alterados por comentarios anónimos, especialmente si son duros. Un grupo de investigadores encontró que comentarios groseros “no solo polarizan a los lectores, sino que también cambian la interpretación de la noticia en sí.” Un analista digital de Atlantic Media también descubrió que las personas que leen comentarios negativos son más propensas a juzgar que un artículo era de baja calidad y, sin considerar el contenido, dudar de la verdad que se declara en aquel.”

Pero esto no podría ser la regla de todo medio o blog, ¿verdad? Bueno, el problema está en que una vez que un sitio ganó popularidad y una masa enorme de lectores, hay dos opciones coherentes: invertir en mantener una sección moderada de comentarios en las que solamente existan las discusiones con argumentos centradas en el tema específico del artículo, o eliminar por completo los comentarios, ahorrar recursos y centrarse exclusivamente en el contenido, dejando que la conversación sobre el mismo se vaya a las redes sociales.
En estos últimos meses pareciera ser que la tendencia es inclinarse a lo seguro, o sea quitar los comentarios. Así encontramos grandes medios como Reuters, y no tan grandes como Re/code, que han decidido eliminar por completo las secciones de comentarios.
Mientras sigo leyendo sobre cómo los comentarios online son una pérdida de tiempo en la cual no hay que destinar recursos, no puedo dejar de pensar en comunidades como esta; ya que, más allá del blog, pretendo llevar a cabo una comunidad de lectores que entren cada día a informarse y, porque no, a participar de los temas expuestos compartiendo dudas, problemas, soluciones, sugerencias, etc.
Creo que es este el punto más importante para que los comentarios de un sitio realmente valgan la pena; lograr que el lector se sienta parte de la comunidad, alimentar desde el inicio un debate centrado y argumentado que nutra al artículo en sí. ¿Tarea complicada? Seguro! Pero no imposible.
¿Qué opinan?
Léelo en #DyD:
PorDiego

Los virus que infectan routers

Hace algunos días leí por Internet sobre un malware extraño que redirigía las URL que llegaban a nuestra barra de direcciones ya sea escritas a mano o clickeadas a sitios de anuncios publicitarios (adfoc.us y adf.ly por lo general), síntoma que se repetía en todos los browsers de la PC, todas las máquinas de la casa/oficina y algunos dispositivos móviles también. Sumado a ésto, aparentemente el bicho resistía diversos antimalwares e incluso se seguía manifestando tras reinstalar el sistema operativo. Hace unos meses hablamos sobre un caso parecido pero específico para un modelo de Zyxel, si tenés uno de esos no estaría de más pasar por ahí antes. Por el momento hay reportes de infecciones en dispositivos Linksys, D-Link, TP-Link y algunos más, es decir, casi todas las grandes marcas del mercado hogareño.
Mis sospechas quedaron confirmadas tras varios reportes de clientes, colegas y amigos: No es la computadora el problema sino el router. Si, esa inofensiva cajita con puertos y antenitas que compraste por 400 pesos o te dio tu ISP a comodato es la que tiene el problema. Hay virus que infectan routers señores pero por suerte es algo que tiene solución.
¿Cómo lo resolvemos? Lo primero que tenemos que hacer es un hard reset, es decir volver el aparato a su configuración de fábrica. Cuidado: Hacer ésto eliminará las configuraciones que hayamos realizado en la interfaz web para, por ejemplo, redirigir puertos. Una vez hecho ésto entramos a la interfaz con la IP  (normalmente es la primera en el rango que su DHCP le entrega a nuestra PC, por ejemplo si nuestro equipo después del reset recibe la IP 192.168.0.101 la del router suele ser 192.168.0.1) y la combinación usuario/contraseña por defecto. Otras alternativas de IP para probar con el router son: 10.0.0.2 y también 192.168.1.1
Una vez que estemos en la configuración del router, lo primero que tendríamos que hacer es una actualización de firmware. Es una operación muy sencilla (normalmente está en el menú System > Firmware Upgrade o similar, donde encontramos un botón para cargar el archivo que bajamos desde la web del fabricante) pero bastante delicada, así que si viven en un barrio con cortes de luz frecuentes es mejor proveerse de un UPS antes de realizar esta tarea. Si se quieren quedar tranquilos pueden instalar en su lugar un firmware alternativo como DD-WRT y OpenWRT pero ya es para usuarios más avanzados y un error les puede convertir su router en un pisapapeles carisimo pero con mucha onda 🙂
Luego de cargar el firmware actualizado forzamos los servidores DNS de nuestra preferencia y desactivamos -salvo que nos complique mucho la vida por algún uso específico- las opciones poco felices del apartado seguridad, como ser el acceso remoto a la configuración web (WAN access o algo así) y UPNP. Con ésto ya debería, con algo de suerte, quedar resuelto el problema.
Y a vos, ¿Te pasó? ¿Formateaste la PC y al final era el Router? ¡Contanos tu experiencia!
Léelo en #DyD:
PorDiego

¿Qué es lo que pasa en Facebook cada 15 minutos?

Primero lo primero, leamos un poco de las estadísticas del “Caralibro”:

  • Facebook tiene 1260 millones de usuarios registrados.
  • Facebook tiene 680 millones de usuarios móviles.
  • Las personas gastan 700 mil millones minutos en Facebook cada mes.
  • La gente se queda en Facebook al menos 20 minutos en cada visita.
  • La gente ha creado más de 50 millones de páginas de fans de Facebook.
  • 1 de cada 12 personas en el mundo tienen una cuenta de Facebook.
  • 1 de cada 5 página de vista previa es una página de Facebook.
  • Más de 5.800 empleados trabajan para Facebook
  • Más de 219 mil millones de fotos se han subido a Facebook

Si consideráramos a Facebook como un país, sería el tercer mayor país del mundo

  • 30 millones de cuentas de Facebook pertenecen a personas fallecidas
  • 10 millones de cuentas de Facebook son falsas.
  • Más de 45 millones de cuentas de Facebook son duplicadas. * Al menos el 50% de los usuarios inicia sesión en Facebook todos los días.
  • 50% de usuarios, de 18 a 34 años de edad, comprueban la página de Facebook cuando se despiertan.
  • Alrededor del 60% delos usuarios hablan más en Facebook de lo que hacen en la vida real.
  • 30% de los usuarios de Facebook tienen más de 35 años de edad.

El promedio de amigos por usuario es de 130.

  • Medianamente, a un usuario al menos le gustan 80 páginas o grupos.
  • El 50% de los usuarios encuentra noticias en Facebook en lugar de medios de noticias.

Cada 15 Minutos

  • La gente comparte más de 1.600.000 publicaciones en el muro.
  • Más de 10.210.000 comentarios se publican.
  • Las personas envía, a través de Facebook, 2.800.000 mensajes.
  • Se aceptan 2.000.000 de solicitudes de amistad.
  • Más de 2.700.000 fotos se han subido a Facebook.
  • Más de 1.100.000 enlaces se han compartido.
  • Alrededor de 1,9 millones de estado se han actualizado.

Ranking de páginas en Facebook

  • App de Facebook para teléfono: Más de 311.200.000 likes
  • Facebook: Más de 95.300.000 likes
  • Rihanna: Más de 78.600.000 likes.
  • YouTube: Más de 76.700.000 likes
  • Eminem: Más de 76.500.000 likes
  • Coca-cola: Más de 73.300.000 likes
  • Shakira: Más de 71.900.000 likes
  • Texas Hold’em Poker – Juego: Más de 70 millones likes
  • Los Simpson: Más de 67.900.000 likes
  • Harry Potter: Más de 65.850.000 likes
Léelo en #DyD:
PorDiego

Mejora tu conexión WiFi

Hace un par de años, científicos de la Universitat Politècnica de València demostraron que, al contrario de lo que se creía hasta ahora, las condiciones meteorológicas sí que influyen de forma significativa en el rendimiento de las redes WiFi.
La lluvia, el frío o el calor, y la incidencia solar pueden afectar a estas redes, y los científicos creen que tener esto en cuenta ayudará a mejorar el funcionamiento de las mismas en el futuro. Según la nota de prensa de la UPV, lo que más afecta en las prestaciones de las conexiones inalámbricas es la temperatura y la radiación solar. “Hasta ahora se creía que las condiciones meteorológicas no influían en frecuencias inferiores a 10 Gigahertz. Nosotros hemos demostrado que factores como la lluvia, el frío o calor o la incidencia solar pueden incidir de manera significativa en el rendimiento de las conexiones inalámbricas WiFi que funcionan a frecuencias de entre 2 y 4 Gigahertz”, explicaba Jaime Lloret, investigador de la Politècnica de València.
Para llegar a esta conclusión, los investigadores de la UPV llevaron a cabo un exhaustivo trabajo de campo a lo largo de 2011, realizando un análisis estadístico sobre el funcionamiento de la red inalámbrica de la universidad y de la información recogida por la estación de la Agencia Española de Meteorología ubicada en el campus de Vera.
De este modo, tanto este estudio que pone especial énfasis en la climatología como el hecho de apostar por una red inalámbrica de calidad para trabajar, es muy importante tener en cuenta una serie de cosas que necesitaremos para mejorar la conexión inalámbrica durante todo el año.
1. Ubicar mejor el router
Quizá es lo más importante. A veces el router no se encuentra en la mejor de las posiciones para transmitir su señal. Una habitación situada en el extremo de la oficina o debajo de una estantería no son el lugar óptimo. El dispositivo deberá encontrarse en un sitio central, desde el que pueda ofrecer una conexión fluida a todos los espacios que lo requieran. Si es necesario se puede comprar un cable Ethernet que permita situarlo en la mejor ubicación.
2. Instalar un segundo router
Otra opción para mejorar la conexión WiFi es establecer un segundo router como otro punto de acceso, que en la práctica actuará como un repetidor de señal. Para esto es necesario conectar los dos puertos LAN de los aparatos. Los dispositivos más nuevos incluso vienen preparados para servir como puntos de acceso. Una vez dentro de su configuración es tan sencillo como hacer clic en una de las opciones. Para los modelos más antiguos habrá que configurar más opciones. 
3. Cambiar el canal de la WiFi
Los routers trabajan generalmente en los canales 1, 6 u 11. Si el nuestro se encuentra en el canal uno saturado el rendimiento mejorará al cambiarlo a otro. Esta información se puede conocer con la herramienta gratuita inSSIDer, que está repleta de datos, pero sólo hay que fijarse en el parámetro ‘channel’. Posteriormente hay que entrar en la configuración del router para cambiar el canal.
4. Drivers y firmware actualizados.
Los routers son en realidad pequeños dispositivos que realizan la función de conectividad, distribuir el acceso a Internet, bloquear accesos, etc. Esto lo realizan a través de su programación que se encuentra en el Firmware del equipo. Muchas veces los fabricantes tienen que corregir errores de operación de sus aparatos y para ello van sacando actualizaciones de firmware.
Recomendamos mantener el router con la versión más actual, muchas veces esto resuelve gran cantidad de fallos en el equipo incluso de compatibilidad con otros fabricantes.Lo mismo sucede con los controladores de las placas wifi (tanto de PC como de dispositivos portátiles).
5. Protege tu red con una contraseña segura
No a todo el mundo le gusta pagar por internet, así que hay quienes desean disfrutar gratis lo que otras personas pagan. Coloca una clave segura para evitar que personas no autorizadas se conecten, esto puede reducir seriamente el ancho de banda y afectar en general la calidad del servicio, sin olvidar la propagación de virus.
6. Coloca una antena de mayor tamaño y ganancia.
La antena es un elemento vital de los equipos WiFi, no solamente de los routers sino también de las placas de red. Muchas marcas dan la opción al usuario de quitar la antena que trae para poder colocar una antena de mayor ganancia. La ganancia es la capacidad que tiene la antena para amplificar y aumentar la fuerza de la señal. Además, si se quiere dar servicio a toda la casa, se debe escoger una antena omnidireccional, es decir que envíe la señal en todas las direcciones.
7. Usar una placa Wifi de alta potencia
Esta sería la opción más barata y recomendable para casi todo el mundo. Actualmente se comercializan placas Wifi de alta potencia como las conocidas Alfa o Ubiquiti. Tienen una potencia entre 1000 y 2000 mw y son capaces de conectarse a redes Wifi muy lejanas.
8. Verificar qué aplicaciones o programas están usando Internet
Muchas veces nos damos cuenta de que tenemos instalados programas o aplicaciones que no usamos pero que aún así consumen recursos valiosos, ya sea en nuestra PC, en la tablet o en el smartphone. Hacer una limpieza de las cosas que no usamos puede significar que la conexión se agilice un poco, así como también ganar espacio de memoria en los equipos. Es aconsejable instalar sólo lo que vamos a usar o, en su defecto, comprobar periódicamente qué cosas bajamos por curiosidad que ya no nos interesan tanto para poder borrarlas.
Programas para mejorar la conexión inalámbrica
Además de los consejos anteriores, también existen programas que nos pueden ayudar a disponer de una conexión inalámbrica de mayor calidad.
1. Easy WiFi Radar
Se trata de una utilidad capaz de detectar redes WiFi y de conectarnos a ellas con toda facilidad. Easy WiFi Radar actúa como un radar que localiza puntos de acceso a Internet, indica la potencia de la señal y te permite conectarte automáticamente a redes sin contraseña, simplificando el procedimiento al máximo.
Es precisamente el sencillo uso de la aplicación lo que la hace especialmente recomendable a todo tipo de usuarios. Podrás conectarte a las redes WiFi de tu entorno sin complejas configuraciones de acceso. 
2. Free WiFi Hotspot
Free WiFi Hotspot es una herramienta con la que podremos convertir nuestro equipo en un punto de acceso WiFi desde el que podremos compartir nuestra conexión a Internet con cualquier otro usuario cercano sin necesidad de utilizar ningún hardware adicional.
El programa permite compartir conexiones independientemente de su naturaleza, ya sea DSL, por cable, Buethooth o móvil. El único requisito, es que nuestra PC disponga de una palca WiFi integrada. Además, no cuenta con límite de conexiones.
A la hora de configurarlo, sólo necesitamos establecer el nombre o ID de la red, escoger una contraseña y seleccionar la placa de red que vamos a utilizar en caso de tener varias. Una vez determinados estos parámetros, cualquiera que conozca la contraseña podrá acceder a la red, conectándose a Internet en cuestión de segundos.
En todo momento podremos administrar la conexión que estamos compartiendo iniciándola, pausándola o deteniéndola. Además, cuando esté funcionando podremos visualizar en una consola de información todos los cambios que están teniendo en la red en cuanto a los datos de conexión de todos los usuarios que se unan a la misma.
3. WiFi SiStr
Se trata de una sencilla herramienta que te permite conocer en valores numéricos el estado de la señal de tu conexión inalámbrica. Con WiFi SiStr estarás siempre al tanto de la potencia que llega a tu dispositivo WiFi. Presenta un única barra de progreso que indica en todo momento la intensidad de la señal. A la izquieda puedes ver la representación numérica de ésta.
4. Who Is On My WiFi?
Esta herramienta está muy bien para poder saber cuantas personas hay conectadas a nuestra conexión inalámbrica sin nuestro consentimiento. El programa rastrea todos los dispositivos que están utilizando tu red WiFi para que los usuarios puedan identificar cuáles han sido autorizadas (PCs, smartphones y tablets) y cuáles son los desconocidos que no deberían estar ahí.
El programa es bastante eficaz para detectar a cualquier intruso, ya que muestra tanto la dirección IP como la dirección MAC y el nombre de los dispositivos.
No importa que tu WiFi esté protegida con contraseña, de hecho, hay programas diseñados para desencriptarlas y así poder conectarse. Gracias a Who Is On My WiFi? podrás dejar de preocuparte de la seguridad de tu red, ya que esta aplicación lanzará un mensaje de voz cuando un nuevo dispositivo desconocido se conecte con tu router.
5. Acrylic WiFi
Acrylic WiFi es una sencilla herramienta que actúa como un escáner de redes inalámbricas, detectando todas aquellas que se encuentren a tu alcance para mostrarte información sobre la calidad de la misma. Con este programa podrás analizar el estado de tu WiFi y encontrar qué dispositivo de los que están conectados a dicha red está perjudicando la velocidad y su buen rendimiento.
Acrylic WiFi será muy útil también para acceder a la información detallada de todos los dispositivos que usan tu red para reconocer a cualquiera que intente engancharse a ella sin tu permiso. La interfaz de la aplicación es bastante básica y proporciona un uso sencillo de la misma. Sólo hay que pulsar ‘Play’ en la pestaña para que comience a recopilar toda la información.
Espero que estos datos hayan sido útiles y que les permita mejorar la calidad de su conexión inalámbrica a internet. Hasta la próxima!
Léelo en #DyD: